#FCSenDefensadelaUniversidadPública

El miércoles 12 de septiembre, la Facultad de Ciencias Sociales junto a la Cooperativa 12 de Junio presentaron el "Informe sobre la situación de las familias desalojadas de Barrio Parque Esperanza de Juárez Celman" en un aula colmada por las familias del barrio, la comunidad de la FCS y diferentes organizaciones que formaron parte del trabajo y acompañaron el proceso.

En ocasión del violento desalojo de la comunidad de Juárez Celman hace tres meses, la FCS se movilizó solidariamente, acercando donaciones, acompañando el proceso organizativo, realizando entrevistas y produciendo un relevamiento de las familias desalojadas. El informe producto del relevamiento brinda información sistematizada que permite fundamentar y reforzar el legítimo reclamo por el derecho a la vivienda digna y a la ciudad.

La apertura de la presentación estuvo a cargo de Alejandra Domínguez, secretaria de Extensión, quien agradeció el trabajo colaborativo de todas las personas que formaron parte de este proceso, tanto de la FCS como de la Cooperativa, y agradeciendo la presencia y el trabajo de otras organizaciones, tales como Colegio de Profesionales de Servicio Social, la Mesa de Derechos Humanos, ADIUC, Colegio de Psicólogos, Cooperativa de Trabajo Autoconvocado Tosco Vive, el padre Eduardo Porcheddú, entre otros.

Andres Villalba, Presidente de la Cooperativa 12 de Junio, agradeció el compromiso de todos los claustros y actore/as de la Facultad,  y remarcó la situación actual en la que se encuentran las familias del barrio, reivindicando la ilegalidad del desalojo y responsabilidad del Estado frente a este hecho.  

La vicedecana, Jacinta Burijovich, y la exdecana Silvina Cuella, agradecieron la asistencia de todas las familias del barrio en este encuentro en la FCS y remarcaron la responsabilidad y compromiso de la universidad pública en relación a la construcción de conocimiento necesario para tomar de decisiones respecto de las políticas públicas.

Ya en la presentación del informe, la docente Ana Elorza presentó la información procesada y referida principalmente a las características sociodemográficas y socioeconómicas, la composición familiar, el nivel de escolarización, la situación laboral, los problemas habitacionales, entre otros.  A continuación, la docente Susana Andrada profundizó en la importancia del relevamiento en tanto permite dar cuenta de las familias del barrio no como ciudadanos/as individuales sino como un colectivo organizado. Asimismo, dejó en claro el marco normativo legal establecido por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales e incluido en el informe, detallando cómo el desalojo forzado violó esta normativa y produjo una vulneración de derechos.
 

Luego, Silvina Cuella acentuó la relevancia del informe en tanto permite conocer lo más importante: "No cuántos eran, ni cuántas son las familias afectadas por el desalojo, sino quiénes son esas familias". Determinó que por mucho tiempo hubo una política de comunicación que  estigmatizó lo que los/as ciudadanos/as de Barrio Parque Esperanza reivindican como derechos. Los datos recogidos en el informe muestran que eran un barrio con familias que tenían que resolver muchas adversidades, pero que detrás de esa adversidad cuentan con estrategias de organización y participación, junto a la Cooperativa, para poder hacerle frente. De esta manera, hizo hincapié en cómo el desalojo no sólo afectó el problema habitacional sino que cruzó todas las dimensiones de las vidas de las familias que fueron desalojadas, ya que el impacto repercute no únicamente en la vivienda sino en la preocupación de dónde vivir, con quiénes, y  cómo recuperar, mantener y sostener lo que las familias y el barrio eran. "Vivir en el barrio, lo que uno hace en la comunidad, es una manera de ir construyendo ese quiénes somos. Entonces, nos aparece que el aporte más interesante es poder mostrar a la sociedad quiénes son esas familias que fueron afectadas por este desalojo violento", finalizó.

A continuación, vecinos y vecinas del barrio tomaron la palabra para narrar sus vivencias respecto del desalojo: las situaciones de violencia vividas, la situación actual en la que se encuentran, las diferentes estrategias comunitarias que vienen desarrollando en esta lucha, y fundamentalmente la reivindicación del legítimo reclamo  por el derecho a la vivienda digna, a la ciudad, a la tierra, y otros derechos vulnerados que afectaron sus vidas en el desalojo.

Para finalizar, la decana María Inés Peralta remarcó que la presentación de este informe se enmarca en el plan de lucha en defensa de la Universidad pública, en tanto en estas acciones se expresa su compromiso social: estar presentes en los temas de la agenda local, provincial y nacional que aportan a la construcción de una sociedad más justa y al acceso a los derechos de ciudadanía de toda la población.

El informe fue puesto a disposición de la Cooperativa, considerando necesario volver a instalar la realidad de estas familias en la agenda pública de modo que sea abordada por el Poder Ejecutivo provincial incluyéndola en las prioridades de las políticas públicas habitacionales planteadas en esa Mesa de Diálogo. La Facultad de Ciencias Sociales de la UNC continúa acompañando a las familias desalojadas de Barrio Parque Esperanza de Juárez Celman que aún siguen esperando respuestas.

#FCS en los medios

Radio Revés 

Descargar aquí el Informe sobre la situación de las familias desalojadas de Bº Parque Esperanza Juárez Celman

Descargar aquí el Resumen de datos del informe

 

pronunciamientos anteriores