El viernes concluyó el Primer Congreso Nacional “Las Ciencias Sociales a los 100 años de la Reforma Universitaria”, organizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la UNC. En este marco y durante los foros los y las participantes realizaron las declaraciones finales. En esta nota damos cuenta de ello.

El Foro Ciencias Sociales y Reforma Universitaria desarrollado el día miércoles pasado con la presencia de Horacio González no sólo realizó un recorrido histórico y contextual de las reivindicaciones y demandas hace 100 años, durante la reforma universitaria que tuvo a Córdoba como epicentro; sino que, recuperando la vitalidad del Manifiesto Liminar, discutió sobre la Universidad hoy y sobre su supuesto contenido reformista.

De esta forma, enunciaron tres ejes centrales: Primero, la necesidad de que la Universidad discuta el sentido común, tensione los discursos de los medios masivos y asuma su responsabilidad en la producción cultural.

Luego, pensar que nuestros procesos de enseñanza/ aprendizaje son cada vez más individualistas y mercantilistas lo cual implica la obstaculización de los procesos de transformación social. En respuesta a ello,  se propone habitar activamente las aulas desde un trabajo político y académico desde lo colectivo. Sabiendo además que la Reforma Política que genera una terrible desigualdad en la participación e incidencia política de las  distintas facultades.

Y por último, exponen la imprescindible la contextualización nacional y regional y así recuperar el carácter antiimperialista, humanista y latinoamericano de la reforma universitaria para pensar la avanzada neoliberal y producir nuevos dispositivos que permitan llenar de contenido revolucionario los programas, las agendas y las aulas. A partir de ello pronunciarse en contra de lo sucedido en Brasil con el ex presidente Lula con el fin de prescribir un proyecto popular e instalar la amenaza de un golpe de Estado.

Por su parte, el Foro de Organizaciones y movimientos sociales permitió la confluencia entre diferentes organizaciones sociales y la comunidad académica y universitaria, advirtiendo la preocupante situación actual marcada por un retroceso en materia de políticas públicas con las comunidades urbanas, campesinas y las economías sociales y populares; el crecimiento de la pobreza; el retraimiento en la atención primaria de la salud como así también la criminalización, judicialización y represión de la lucha colectiva tanto a nivel municipal, provincial y nacional.

A su vez, fue planteado un retroceso del vínculo entre las organizaciones populares y la Universidad, destacando lo valioso de construir un puente de diálogo, siendo ésta formadora de los profesionales que trabajan en nuestra sociedad.

Finalmente, también expresaron el repudio a la persecución política hacia el dirigente sindical y ex presidente, Lula, el asesinato de Marielle Franco en Brasil y, en nuestro país, la prisión de la dirigente y diputada del Parla Sur Milagro Sala.