Con el fin de promover la reflexión y visibilizar las problemáticas de género que atraviesan a la sociedad de manera integral y que las mujeres vienen poniendo en tensión dentro de la escena pública y política contemporánea (y desde mucho años atrás), las mujeres nodocentes de Sociales nos autoconvocamos para organizar actividades y acciones conmemorando la semana de la mujer a nivel mundial.

Durante la semana previa al 8 de marzo propiciamos un espacio de encuentro con la realización de un taller en el que participamos las trabajadoras nodocentes de la FCS, para socializar y compartir reflexiones de género en el espacio laboral, pero también a nivel personal, social y cultural. Este espacio pretende extenderse en el tiempo, más allá de fechas conmemorativas, para seguir trabajando esta problemática que nos atraviesa crudamente.

Luego, ya en la semana del #8M, el lunes la consigna fue expresarse en femenino, intentando promulgar la desaprehensión de ciertos usos y costumbres del lenguaje que naturalizan el masculino como un universal e invisibilizan el femenino desde la propia palabra. De este modo, términos como "nosotras", "alumnas", "profesoras", "todas" fueron utilizadas en sentido inclusivo entre colegas y hacia docentes y estudiantes.

Por su parte, el martes, la pauta fue asistir a los lugares de trabajo vistiendo de negro como señal de luto y reivindicación porque la violencia de género nos está matando. Cada vez más mujeres son asesinadas por el sólo hecho de ser mujer. Y por ello, exigimos una sociedad más equitativa y libre de violencia machista contra las mujeres. 

El miércoles se realizó una pegativa de carteles en las oficinas en clara muestra de la adhesión al Paro Internacional de Mujeres y como forma de expresión de los fundamentos individuales y colectivos de “por qué paramos”, visibilizando así una amplia variedad de denuncias: contra los patrones culturales patriarcales, los feminicidios, la desigualdad en los ámbitos de trabajo, la doble jornada laboral, la educación sexista, la violencia simbólica permanente, el acoso callejero, a favor de la legalización del aborto para las mujeres que no deseen/puedan ser madres, etcétera. 

Y finalmente, el jueves 8 de marzo, las mujeres nodocentes de Sociales adherimos al Paro Internacional de Mujeres del #8M, sin concurrencia a los lugares de trabajo, para poder participar de distintas intervenciones dadas durante la jornada y de la movilización convocada desde las 18 en el centro de la ciudad, considerando el paro como hecho político clave para el momento histórico que vivimos.

En este sentido, las compañeras nodocentes de Sociales propiciamos una semana dedicada a la reflexión entre las mismas mujeres y los hombres de los diferentes claustros de nuestra facultad.